viernes, 14 de octubre de 2011

El gran mentiroso de la maratón de Kielder 2011, ¿la mentira ya está instalada en nuestras vidas?


Hola a todos cada vez las personas me sorprenden mas y realmente no entiendo que es lo que se intenta demostrar con algunas actitudes como la que os voy a describir a continuación.
Esta historia trata de un corredor de maratón que después de realizar los primeros kilómetros de la maratón de Kielder (al norte de Londres) corriendo entre el pelotón decidió a falta de 32 kilómetros que ya  estaba lo suficientemente cansado como para continuar y no se le ocurrió otra cosa que subirse en autobús para finalizar la competición y encima para pasar menos desapercibido aun va el tío y cruza la línea de meta en tercer lugar con lo que consigue la medalla de bronce. La verdad es que su aptitud es esperpéntica ya que si te decides a participar en una maratón que todos sabemos que es una prueba muy dura de realizar, pues se supone que estarás preparándote y entrenando para realizar dicha actividad y no para cansarte y subirte a un autobús y ganar la medalla de bronce.

Rob Sloan el tramposo

Por  supuesto al descubrirse el engaño el participante ha sido descalificado de la prueba y la medalla paso a manos del que realmente había realizado la prueba correctamente.
De por si esto no sería más que un intento de hacer trampas (empezando por engañarse a uno mismo)  pero lo que es más triste y el motivo por el que escribo estas líneas es que ya estamos llegando a un límite de trampas en todos los aspectos que ya somos capaces de hacer el ridículo de esta manera en una simple maratón por el mero hecho de salir en la foto. Es triste que la humanidad este en estos extremos. La mentira y el engaño son tan habituales hoy en día que ya nada nos sorprende, claro está que estamos demasiado acostumbrados a esto y para ejemplo estos días que vienen por delante en España con las elecciones generales de noviembre del 2011, en las que todos y creo que no me equivoco mucho, todos los candidatos nos sueltan un sinfín de mentiras que luego  no pueden realizar, y una vez que están en el poder se quedan tan panchos y nos indican que es que quizás lo hemos entendido mal, en fin que como vemos la mentira esta a la orden del día, esperemos que esta aptitud se valla poco a poco mitigando y todos volvamos a ser un poquito más sinceros y dejemos de mentir como si fuera lo más normal del mundo.
Un fuerte abrazo para todos.